Cómo afrontar la soledad

Uno de los grandes beneficios que nos ha traído la tecnología, es abrirnos las puertas al mundo y acercarnos con quienes están físicamente lejos de nosotros. Las redes sociales nos han ayudado a reencontrarnos con aquellos que hace mucho tiempo no veíamos, o a quienes ni siquiera conocíamos, pero que, a través de una plataforma, un mensaje, una foto, un video o una llamada podemos conocer, entrar en sus vidas y sentir cerca. Sin embargo, con tantas opciones de interconexión entre personas, hay mucha más gente de la que imaginamos, que no sabe cómo afrontar la soledad y se siente más sola que nunca.

Paradójicamente, la misma tecnología, está provocando que la gente “cercana” cada vez se sienta más lejos, pues, inmersos en las redes para conectar con personas del otro lado del mundo, nos desconectamos de quienes están a un lado de nosotros. Es decir que, para muchos, “estamos viviendo en un mundo que te acerca a los que están lejos y te aleja de los que tienes cerca”.

Es así, que cada vez más jóvenes y niños, incluso, adultos prefieren vivir más inmersos en el mundo virtual que en la vida real. Si a esto sumamos el aislamiento causado por la pandemia, para muchos se recrudece el sentimiento de soledad que han ido desarrollando.

Pero, antes de continuar, me gustaría aclarar la diferencia entre soledad y sentirse sola, porque no son lo mismo, ni se sienten igual.

Si buscas en el diccionario, encontrarás casi las mismas definiciones para ambos términos, y mucha gente también las confunde como si fueran lo mismo, sin embargo, emocionalmente no se sienten ni se afrontan igual.

La soledad es la condición o circunstancia de estar sola y sin compañía de ninguna persona o animal.

Es una condición principalmente física de permanecer temporalmente sin compañía, pero que por sí misma no genera sufrimiento ni dolor, si se sabe vivir y sentirse completa con una misma.

En muchos momentos de la vida, es sano y deseable estar sin compañía de nadie que te distraiga, pues la soledad es necesaria para aprender a estar contigo misma, a conocerte, a descubrirte como ser humano y espiritual, a disfrutarte, consentirte y a encontrar tu equilibrio y paz interior.

La soledad es un estado temporal que se elige, se respeta y se busca cada vez con más frecuencia, conforme descubres los beneficios personales y espirituales que te reporta.

Incluso, puede convertirse en tu amiga, cuando te haces cada vez más amiga de ti misma y te vuelves consciente de tu espacio personal, de tus momentos de reflexión y de tus prioridades.

“Cómo quieres que la gente desee estar contigo, si ni tu misma te soportas?”

Sentirse sola, por otro lado, es un estado emocional de melancolía, vacío o tristeza que se desarrolla por la falta de sentir un vínculo emocional con alguien más, de no sentir el “acompañamiento”, interés o apoyo de otros individuos. Este sentimiento puede experimentarse, incluso, estando en compañía de mucha gente.

La diferencia entre la soledad y sentirse sola, es que la primera puedes disfrutarla, mientras que la segunda siempre la sufres.

Existen momentos en la vida, en los que es común que la gente se sienta sola, por ejemplo; después de una ruptura amorosa, un divorcio o separación de la pareja, al perder a un ser querido, al cambiar de escuela o entrar a un trabajo nuevo, al sentir el “nido vacío” cuando los hijos se casan o se van a vivir solos, etc.

También se da este sentimiento de soledad, en los niños o jóvenes que sufren de bulling y sienten que son rechazados, en las mujeres que sufren de abuso físico o emocional y en muchos adultos mayores que viven solos y no son visitados por sus familiares.

Este “sentimiento de soledad”, es el que provoca en muchas ocasiones, que las personas recurran a refugiarse en el mundo virtual, donde sienten que conectan con alguien con sus mismos intereses y necesidades, aunque estén a kilómetros de distancia.

El sentimiento de soledad se debe a diversos factores y circunstancias, y mientras más tiempo dure esta sensación, más probable es que afecte la salud emocional y física.

Es por esto que, si te sientes sola con frecuencia o este sentimiento te ha invadido desde hace algún tiempo, y deseas empezar a transformar este sentimiento, debes saber que hay formas de cómo afrontar la soledad, lo más recomendable es que hables con algún amigo, un familiar o algún experto que te ayude a identificar la raíz de este problema.

Adicionalmente puedes aplicar las siguientes recomendaciones:

Cómo afrontar la soledad

  1. Identifica y reconoce tu sentimiento.

Lo primero que tienes que identificar es el sentimiento real que experimentas cuando “te sientes sola” o estas en soledad: ¿es tristeza, vacío, miedo, ansiedad o enojo? Acéptalo y date cuenta en que parte de tu cuerpo lo sientes; ¿en el estómago, la garganta, la espalda, las manos, la cabeza? Esto es importante porque cada emoción se “siente” en diferentes partes del cuerpo y de diferente manera, es así que te darás cuenta de que emoción acompaña tu sentimiento de soledad para que trabajes en canalizarlo y transformarlo.

 

  1. Aprende a hablar de tus sentimientos y emociones.

Cuando te sientas sola, porque percibes que la gente a tu alrededor no te escucha, no te pone atención o crees que no le importas, escribe lo más detalladamente posible las acciones de los otros que te hacen sentir lo que sientes. No escribas para culpar a los otros de lo que te pasa, sino para desahogar la emoción o sensaciones que te hacen sentir “las acciones” de los demás.

Cuando te sientas más tranquila y encuentres un momento de calma para hablar con esa persona, explícale lo que sientes cuando actúa de la manera en que te hace sentir mal.

Si no puedes hablar de tus sentimientos con esa persona, háblalo con una amiga o familiar que creas que pueda entenderte.

 

  1. Involúcrate en actividades de ayuda o voluntariado.

Sentirse sola, muchas veces va acompañado de una sensación de vacío o desconexión de la gente a tu alrededor por no encontrarle sentido a lo que haces diariamente o por no sentir un vínculo emocional con las personas con quien te relacionas. Por lo tanto, una gran ayuda, puede ser encontrar una actividad o causa en la que puedas aportar tu tiempo y tu energía trabajando con otros por una buena causa y apoyando a otras personas en sus necesidades puede ayudarte a combatir el sentimiento de soledad. Sentir orgullo, alegría por ser útil a alguien más, realización personal y conexión con otros son formas efectivas de dejar de sentirte sola. Esta también es una forma de hacer nuevos amigos y crear vínculos sociales con otras personas que tengan tus mismos intereses.

 

  1. Conócete, ámate y aprende a estar contigo misma.

La mayoría de las personas que le tienen miedo a la soledad o a estar solas, en el fondo tienen miedo a estar con ellas mismas y sus pensamientos. Ya que son nuestros propios pensamientos los que se convierten en uno de los principales causantes de la ansiedad y el miedo, y si dejas vagar libre a tu mente, de manera instintiva, ésta se enfoca en llamar tu atención sobre lo negativo y lo que considera un peligro.

Una forma de cómo afrontar la soledad es ocupar nuestro tiempo en conocernos, descubrir que es lo que verdaderamente nos apasiona, cuales son nuestros sueños, deseos y motivaciones, conocer nuestras habilidades y fortalezas y sobre todo aprender a identificar nuestros pensamientos y emociones recurrentes para saber cómo manejarlas.

La soledad también es una muy buena oportunidad para pensar, meditar, reflexionar, visualizar y porque no, para consentirnos, para aprender a cuidarnos, apapacharnos y llevar a cabo esas actividades que tanto nos gustan.

5/5
Ale Lozada

Ale Lozada

Deja un Comentario

Sobre mí

ConscienteMente es un sitio dedicado a la mejora personal a través del conocimiento de uno mismo, con enfoque en el desarrollo humano, la psicología positiva, inteligencia emocional y las prácticas de PNL, entre otras.

Post recientes

Síguenos

Suscríbase a nuestro Newsletter