Paciencia significa.

A propósito de la situación social que seguimos viviendo por la pandemia, y me refiero específicamente a la necesidad de quedarnos en casa y esperar a que sea el momento oportuno para retomar nuestra antigua vida cotidiana, una vez superado el coronavirus, se dice en diferentes foros y medios, “hay que tener paciencia”, pero realmente sabemos lo que la paciencia significa.

Porque a pesar de ser una virtud y tener en si misma un lugar especial en los consejos que a muchos de nosotros nos dieron en casa, parece difícil de practicarse e incluso en ocasiones hasta una tontería pues suele confundirse con “ser dejado” o indiferente ante alguna situación o persona.

Así que comencemos por definir lo que la paciencia significa; y entre sus acepciones encontramos dos que nos parecen útiles para esta reflexión:

La primera dice que “es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien” y de esta nos llama la atención en particular, que dice “…para conseguir algún bien”. Con esto pudiéramos pensar que, si al ser paciente no obtengo ningún bien, entonces cuál es el objetivo de “soportar contratiempos y dificultades”.

La segunda dice que “es una virtud consistente en soportar con resignación actitudes, infortunios, trabajos, ofensas o malestares sin lamentarse”. De esta definición sobresalen dos palabras: “actitudes” y “ofensas”, esto significa que debe resistirse estoicamente las actitudes y ofensas de otros, tengan o no razón.

Por tanto, parece confuso saber qué es lo que la paciencia significa realmente, dónde está la línea entre ella y permitir abusos, cuándo me volví dejada o incluso víctima de un abusador bajo el argumento de ser paciente… parece entonces que la cosa no es tan sencilla.

La verdad es que, desde nuestro punto de vista, como cualquier virtud, la paciencia es buena, necesaria y valiosa en tanto me beneficie a mí y no dañe en su nombre a nadie.

Partiendo del enunciado anterior, para nosotras la paciencia significa más una actitud, una capacidad de afrontar las dificultades e incluso adversidades que la vida nos presente, siendo resilientes, tranquilos, pausados, tenaces y, sobre todo, concentrándonos en el objetivo, en el beneficio (material o emocional, el más importante de ellos la tranquilidad) y en el bien mayor, con persistencia y sobre todo sin concentrar nuestra atención en los problemas, los desafíos o inconvenientes, o sea, sin estarnos quejando.

Paradójicamente, la impaciencia parece ser una característica de muchas personas que se consideran “importantes”, aquellas que “no tienen tiempo para esperar”, que no pueden ser pacientes pues “el tiempo es oro” y es una tontería desperdiciarlo en cosas poco importantes o innecesarias, tales como esperar en la fila del supermercado, seguir una dieta y vida saludables por semanas y meses para conseguir mejorar la apariencia, pero sobre todo la salud, ahorrar durante determinado tiempo para comprar al contado un bien, en fin, para muchos parece que la paciencia más que una virtud es un estorbo.

Resulta que contrario a lo antes expuesto, es gracias a la paciencia que sabemos que tendremos el turno que nos corresponde para pagar la despensa y no llegará alguien que nos pase por delante, es gracias a la paciencia que podemos lograr una buena salud o tener la posibilidad de conseguir las cosas que queremos sin endeudarnos.

Podemos decir que la paciencia significa también tener capacidad de demora, lograr esperar para ver que el fin de practicarla es conseguir el logro de nuestros objetivos o metas, al igual que ser capaces de mantener la calma en momentos determinados.

Pero, como la paciencia es una virtud con la que no nacemos y que social y familiarmente hemos aprendido a considerar difícil de aplicar, encontramos múltiples justificaciones para no hacer un uso consciente de ella, aunque realmente es un hábito que podemos cultivar si tenemos el interés y la sincera intención de hacerlo; sobre todo, si consideramos que es una práctica necesaria e importante para nuestra vida.

¿Por qué la paciencia es tan importante? Porque nos hace prestar atención”. Paulo Coelho.

¿Qué opinas de la paciencia?, ¿qué tan paciente puedes decir que eres?

5/5
Tere Vega

Tere Vega

Deja un Comentario

Sobre mí

ConscienteMente es un sitio dedicado a la mejora personal a través del conocimiento de uno mismo, con enfoque en el desarrollo humano, la psicología positiva, inteligencia emocional y las prácticas de PNL, entre otras.

Post recientes

Síguenos

Suscríbase a nuestro Newsletter