¿Qué no es el amor?

Me gusta mucho la música mexicana, amo la música ranchera, creo que es un regalo de México para el mundo. Sin embargo, hay muchas canciones, que tienen mensajes equivocados, incluso, se podría decir, neuróticos, sobre el tema del amor; pues, de lo que hablan es justamente de lo que no es el amor.

Por darte un ejemplo; la canción “Mujeres Divinas”, me encanta por enaltecer a la mujer, aun cuando, su tesis central pregona en su letra, «se tiene que sufrir cuando se ama», la cual es una afirmación absolutamente neurótica y masoquista.

El verdadero amor es gozo, alegría, éxtasis, confianza, respeto, intimidad, ilusión, pasión, ternura, dulzura, confianza, bienestar y plenitud. En cambio, gran parte de la música popular mexicana habla del amor como sufrimiento, dolor, maldición, pesadumbre y traición.

Sólo por mencionar algunos de los títulos de las canciones más populares, podemos mencionar: “Sin ti no soy nada”, “Rata de dos patas”, “Por tu culpa” y “Por tu maldito amor” entre muchas otras.

Una canción que me gustaba mucho era “Anillo de Bodas”, hasta que escuché la letra de manera consciente y me horroricé. Solo revisa parte de su letra: “…si algún día recuerdas al pobre que sueña, que lucha y se arrastra por querer vivir, jamás lo maldigas que al fin fue un mendigo qué quiso elevarse por llegar a ti”.

O qué te parecen las siguientes “Tómame, átame, suéltame, quiéreme, olvídame; tú y yo siempre contentos; yo te amo, te amo”; o “Tú eras mi perro fiel, yo era tu vida, hasta que desperté de mi locura y pude comprender que me mentías. Todo se derrumbó dentro de mí, dentro de mí…”.

Más que amor, estas canciones nos muestran lo que no es el amor. Esta es una visión distorsionada, neurótica, loca, absurda, hiriente, sufriente y enferma del amor. Repito; el amor es ternura, dulzura, confianza, cuidado, autoestima, sexo, alegría, éxtasis, y no sufrimiento, destrucción o dolor.

Ingredientes del verdadero amor.

Robert Sternberg en su libro “El Triángulo del Amor”, hace una investigación exhaustiva acerca del tema, y plantea que hay tres elementos que componen el verdadero amor y que son absolutamente indispensables para sentirlo realmente, pues si alguno de ellos falta, podemos decir que es amor inmaduro e incompleto.

¿Cuáles son esos tres elementos?

Pasión. Querer estar cerca de una persona, tocarla, acariciarla, besarla, tener intimidad corporal y sexual. Sentir emoción en el cuerpo cuando la miras, cuando la piensas, ese deseo de entrega física, eso es pasión. Es un deseo inmenso, intenso e incontrolable de tener intimidad sexual y todos los juegos previos a ella.

Pero cuidado, si sólo existe este deseo, eso es solo pasión; no es amor, pues para ser amor se requieren de los otros dos elementos.

 

Intimidad. Cuando hablamos de intimidad aquí no nos referimos a la parte sexual sino a la confianza, a la apertura, a compartir tus más íntimos pensamientos, deseos, sueños, anhelos y sentimientos. Nos referimos a que sientas que la persona amada es digna de que le compartas todo cuánto piensas y sientes y es digna de toda tu confianza. Cuidado también, sí sólo está presente esta parte, entonces sólo es amistad y confianza.

 

Compromiso. Hablar de compromiso nos referimos a la capacidad que tiene una persona para tomar consciencia de la importancia que existe en cumplir con su palabra o con algo acordado anteriormente. Cuando alguien se compromete en una relación significa que está tomando un cierto grado de responsabilidad para hacer lo necesario para que la relación funcione.

Como terapeuta he sido testigo de cómo en algunos casos, cuando el amor ha estado supeditado a la salud o la juventud y alguna de estas se va, también lo hace el amor. Y esto es porque, si el amor está condicionado a la juventud, a la salud o al dinero y estos se acaban, irremediablemente se acaba también el amor. Entonces se puede ver que no había compromiso y el amor solo era interés, ya sea por un cuerpo joven, por el dinero o por la integridad física.

Así que entonces, para que el amor sea amor verdadero, se requiere que los tres elementos estén presentes y se complementen en una mezcla perfecta de compromiso, intimidad y pasión.

Y tú que opinas?

5/5
Mario Alanis

Mario Alanis

Deja un Comentario

Sobre mí

ConscienteMente es un sitio dedicado a la mejora personal a través del conocimiento de uno mismo, con enfoque en el desarrollo humano, la psicología positiva, inteligencia emocional y las prácticas de PNL, entre otras.

Post recientes

Síguenos

Suscríbase a nuestro Newsletter