Realmente sabes qué es el amor?

En el mundo, y particularmente en México, tenemos una visión muy «romántica» del amor. Por ejemplo, muchos jóvenes quisieran vivir un amor como el de “Romeo y Julieta” sin darse cuenta que fue una relación que duró tres días entre una chica de 13 años y un chico de 17 y que terminó con seis muertes, esto nos lleva a preguntarnos, si en verdad sabemos lo que es el amor.

¿Realmente, ese es el amor?, pues mucha gente desea un amor así de “romántico”.

A juzgar por las estadísticas, en la mayoría de las relaciones de pareja hoy en día, parecería que es común vivir algo similar, pues con mucha frecuencia las parejas terminan mal. Aquellos que tanto se amaron terminan hasta odiándose.

Eso le da la razón a lo que William Shakespeare decía:

“Si no has cometido una locura, es no has amado”.

Y sí, el amor puede ser locura, piénsalo; por ejemplo, la hija de papá y mamá, la que, durante 14, 15, 16 años ha sido consentida y mimada, que aún no sabe hacerse cargo de sí misma y menos puede cubrir sus necesidades básicas, de repente se enamora de un chico que tampoco hace nada en su casa, que normalmente no tiene la capacidad moral y emocional necesaria para  comprometerse y que no está en condiciones de trabajar por un sueldo decente, con frecuencia terminan siendo pareja porque ella sale embarazada.

Las probabilidades de que a esta pareja y a esta hija de familia le vaya mal son muchísimas. ¿Qué le da valor para dejar su vida cómoda y segura, en la que tiene el amor de sus padres y demás familia, en la que tiene todo, para aventurarse a quién sabe qué destino?

Hay que estar drogada para eso, ¡y lo está!, porque si no sabías lo qué es el amor, éste incluye un coctel de drogas que produce el cerebro. Esa es la primera etapa del amor, llamada enamoramiento. Es pura pasión, sentimiento y emoción ciegos. Las probabilidades de que su relación sea duradera son pocas, esto se debe a que el cerebro no ha terminado de madurar, específicamente la corteza prefrontal, qué es la responsable de que una persona mantenga un compromiso de manera consistente y permanente, terminando de madurar entre los 23 años en la mujer y los 25 en el hombre. Es decir, el compromiso que tienen ahorita es un compromiso puramente temporal que difícilmente va a permitir que la pareja perdure.

Por otro lado, tampoco tenemos claro la forma en la que elegimos pareja. Alguna vez leí un libro de una experta en divorcios, quién decía “aquellos que se divorcian y no se preguntan cuáles han sido sus errores y se vuelven a enamorar, están condenados a vivir en el mismo infierno sólo que cambian de diablo”.

Y también menciona “las mujeres somos capaces de tardarnos más tiempo en elegir un par de zapatillas que en elegir pareja”.

Durante una sesión de terapia con una paciente que tenía graves y fuertes problemas con su pareja, un día le pregunté ¿por qué te casaste con él? A lo que ella me contestó que se enamoró de su voz. Para confirmar, ya que me pareció una respuesta tan absurda, volví a preguntar: ¿te casaste con él por su voz? Y sí, la respuesta fue que tenía una voz tan varonil que la conquisto completamente… En ese momento, le hice ver que esa voz tan varonil ahora la insultaba y le decía que estaba vieja y fea, mientras él andaba con otras más jóvenes y bellas. “Sí, es una voz muy, muy varonil que ahora te grita, te insulta y te humilla».

He escuchado y leído mucho que el amor es importantísimo para todo ser humano, sin embargo, creo que estamos lejos de saber qué es el amor. Un día, en uno de los muchos cursos que he dado para Empresas muy importantes en el país, ocurrió algo interesante.

Dos personas de la misma Empresa, pero de diferente departamento que no se conocían, se encontraron en mi curso de Comunicación. Haz de cuenta que Cupido flechó los dos corazones de un solo tiro, apenas se miraron, parecían enamorados, literalmente fue amor a primera vista. Para toda la gente del grupo, incluido yo, fue muy evidente que se veían como enamorados. En los descansos, se iban a caminar solitos por el prado, hablando dulcemente, en el curso, se hablaban al oído y se escribían cosas, estaban sumamente compenetrados. Cómo era un curso de comunicación, estábamos revisando lo compleja que es la comunicación, pues no es suficiente con que sepamos hablar.

Creemos que nos comunicamos cuando hablamos, pero en realidad dicha comunicación es superficial y descuidada. Les dije que no bastaba con hablar para comunicarnos bien y como ellos afirmaban lo contrario, les aseguré que podía demostrar lo difícil de la comunicación.

Les pregunté: ¿quién de ustedes cree que el amor es muy, muy importante para los seres humanos? Todos sin excepción levantaron la mano afirmando que sí, que el amor era muy, muy importante.

Les comenté que no estamos hablando de lo mismo y ellos me dijeron ¡claro, estamos hablando del amor!, y aunque insistieron en ello, la verdad es que no era así, pues aun cuando yo estaba de acuerdo con ellos en que el amor es muy importante, también es muchas cosas. El grupo entero estuvo de acuerdo en que el amor incluye muchas cosas.

Le pregunté a una persona, para ti, ¿qué es lo más importante en el amor? ¿Eso sin lo que ya no sería amor? Me respondió: comunicación. Después fui preguntando a todos los participantes y todos dijeron cosas diferentes: respeto, equidad, fidelidad, preocupación por el otro, alegría, éxtasis. Cuando le pregunté a la nueva pareja, él respondió “el sexo”; y cuando le pregunté a ella, su respuesta fue: “espiritualidad”. Hubo un gran silencio, ambos se miraron y en ese instante se rompió el encanto, porque imagínate lo que hubiera sido si ellos dos se casan: Él, amándola de verdad, querría sexo cada tres horas y ella, tal vez diría: No, espérate, yo te amo, sentémonos a contemplarnos y hagamos una meditación; vamos a mirarnos a los ojos, a contactar con nuestra divinidad. Imagínate lo que hubiera sido ese matrimonio.

Creo que ese día evitamos un divorcio. Por cierto, ¿estás o has estado enamorada o enamorado?, ¿Sabes lo qué es el amor para tu pareja? ¿sabes siquiera lo que significa para ti?

Está para pensarse, ¿no te parece? Pues así de complejo es el amor. Y eso que esta es sólo una introducción. En las siguientes publicaciones acerca de lo qué es el amor te esperan muchas sorpresas sobre el tema.

Nos leemos pronto.

5/5
Mario Alanis

Mario Alanis

Deja un Comentario

Sobre mí

ConscienteMente es un sitio dedicado a la mejora personal a través del conocimiento de uno mismo, con enfoque en el desarrollo humano, la psicología positiva, inteligencia emocional y las prácticas de PNL, entre otras.

Post recientes

Síguenos

Suscríbase a nuestro Newsletter